Noticias

Un nuevo trastorno permite identificar niños con alimentación selectiva

 -  Trastornos asociados

A ciertos niños con trastornos alimentarios que no se podían clasificar con los criterios del manual DSM-IV ahora se los puede diagnosticar con el trastorno de alimentación selectiva o ARFID, por su sigla en inglés, comola definición clínica del manual DS

El equipo del doctor Martin M. Fisher, del Centro Médico de Niños Cohen, New Hyde Park, Nueva York, describió las características de niños y adolescentes de siete programas deatención de los trastornos alimentarios que reunían los criterios del DSM-V para el ARFID y los comparó con un grupo con anorexia y bulimia.

Noventa y ocho (13,8 por ciento) de los 712 pacientes nuevosde los centros que ofrecían los programas reunían los criterios del ARFID, mientras que a 98 les diagnosticaron anorexia nerviosa y a 66 bulimia.

Muchos más pacientes con ARFID que con anorexia o bulimiaeran de sexo masculino (28,6 versus 14,3 y 6 por ciento,respectivamente) y tendían a ser más jóvenes y convivir con la enfermedad desde hacía más tiempo.

Los pacientes con ARFID tendían a tener una comorbilidad o un trastorno de ansiedad, y a ser menos propensos que los otros grupos a padecer un trastorno del ánimo, según publica el equipo en Journal of Adolescent Health.

El 28,7 por ciento de los pacientes con ARFID comían selectivamente desde la niñez temprana, el 21,4 por ciento sufría de ansiedad generalizada, el 19,4 por ciento padecía síntomas gastrointestinales.

El 13,1 por ciento tenía fobia a la alimentación por miedo a atragantarse o vomitar, el 4,1 por ciento era alérgico adistintos alimentos y el 13,2 por ciento era selectivo con la comida por "otros" motivos.

En cambio, los pacientes con anorexia y bulimia casi no tenían ninguno de esos síntomas asociados.

El peso corporal promedio de los pacientes con ARFID estabaentre el de los pacientes con anorexia y bulimia (39 versus 36 y49 kg, respectivamente).

"El porcentual medio del peso corporal seguía siendo bajo.Los médicos deberían reconocer que ese valor bajo sería un signo de un trastorno alimentario. También, deberían tomar concienciade que la pérdida de peso y un porcentual medio de peso corporal bajo no sólo ocurren en los pacientes con anorexia, sino tambiénen los niños y los adolescentes con ARFID", según el equipo.

"Por lo tanto, la evaluación de los niños y los adolescentescon ARFID debería ser similar a la que se utiliza en los pacientes con anorexia nerviosa porque pueden sufrir las mismas complicaciones", agregó.

El doctor Mark L. Norris, de la Universidad de Ottawa,Ontario, Canadá, acaba de publicar un estudio descriptivo del ARFID en los adolescentes y dijo por correo electrónico que "los pacientes con ARFID padecen una enfermedad discapacitante grave que les plantea a los padres desafíos alimentarios difíciles desuperar. Esos pacientes no sólo son selectivos con la comida".

"Aunque hay una proporción de pacientes que lo es, la mayoría llega a la consulta con un estresor que gatilló todo el proceso o con antecedentes progresivos cada vez más complejos y discapacitantes"